Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

La Arquidiócesis de México, una de las más pobladas del mundo, con 5 millones de fieles y 300 parroquias, se consagró este domingo 26 de mayo a la Santísima Trinidad, "por intercesión del Inmaculado Corazón de la Siempre Virgen Santa María", de San José y de San Miguel Arcángel.

La ceremonia la presidió el cardenal Carlos Aguiar Retes, que desde 2017 pastorea la diócesis. La ceremonia coincidió con el domingo dedicado a la Santísima Trinidad.

A una semana de las elecciones presidenciales mexicanas, la fórmula de consagración que pronunció el cardenal mencionó ofensas a Dios, incluyendo las "leyes que permiten homicidio" y las que "atentan contra la familia".

El rito de consagración tuvo lugar al final de la misa de una en la Basílica de Guadalupe, abarrotada de fieles, y con retransmisión por redes sociales. Antes de la Eucaristía, el cardenal Aguiar bendijo una imagen de San Miguel Arcángel en la villa de Guadalupe, con esta invocación:

“Oh, Dios, Padre Nuestro, fuente de toda gracia y santidad, mira con bondad al pueblo de México, y a nosotros tus servidores, que hemos dispuesto esta imagen de san Miguel Arcángel, y haz que experimentemos su intercesión, ya que lo designaste como protector nuestro. Tú, Dios uno y trino, eres nuestro refugio y fortaleza, por eso imploramos suplicantes tu clemencia, a fin de que por la intercesión de la Virgen María, madre nuestra, María de Guadalupe, reina de los ángeles, y del glorioso San Miguel Arcángel, príncipe de la Milicia del Cielo y protector de la Iglesia, te dignes socorrernos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que infestan al mundo para daño del género humano y perdición de las almas. Arrójalos al abismo y apártalos de nosotros, por siempre jamás”.

Ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, el cardenal Aguiar pronunció las siguientes palabras de consagración:

» Dios Padre, al hacer esta Consagración, ante todo, pido perdón por todas las transgresiones, violaciones y ofensas, que se han cometido en contra de tu Santo Nombre, de tus mandamientos, de nuestra Fe, de la dignidad de las personas, del Don de la Vida, lesionado por las leyes que permiten homicidios, despojando a los más vulnerables, inocentes e indefensos, de este primer Don y Derecho, atentando contra la Familia.

» Yo, Carlos Cardenal Aguiar Retes, por la gracia de Dios creado e incorporado al Colegio Cardenalicio de la Santa Iglesia Romana, y por designación de la Sede Apostólica Arzobispo Primado de México, en este domingo 26 de mayo, Solemnidad de la Santísima Trinidad, con la autoridad que Dios, a través de Su Santa Iglesia me ha otorgado, con gran esperanza CONSAGRO LA ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO AL AMOR Y PROTECCIÓN DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD por intercesión del Inmaculado Corazón de la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe, Patrona de México y Emperatriz de América, del Patriarca San José, padre adoptivo de Jesús, y de San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial.

» Me consagro, y consagro a nuestros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, familias y fieles, y a todas las Comunidades parroquiales y eclesiales. Ofrezco todo lo que somos y tenemos, nuestros pensamientos, palabras, decisiones y actos como Iglesia Arquidiocesana, pidiendo por la Unidad y la Paz, para ser constructores de una Iglesia Sinodal y Misionera.

» Nos comprometemos con entusiasmo en este camino, para Tu mayor gloria y para nuestro bien. Humildemente nos confiamos a Tu misericordia, concédenos la gracia de volver a Ti de todo corazón, vivir en Tu amor y protección, en unidad y en la verdadera Paz, que solo Tú puedes dar.

» Presentamos nuestro acto de Consagración en favor de nuestra Arquidiócesis y de nuestro País, confiando en Tu bendición y Tu Providencia, pidiendo nos tengas siempre bajo tu mirada amorosa.

» Pedimos la intercesión de Nuestra Madre, Santa María de Guadalupe, que brilla en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza, para que, bajo su resguardo, México pueda mantenerse siempre fiel a Tu Voluntad. Amén.

Un acto pedido por laicos en tiempos duros

Después de pronunciar tres veces la jaculatoria “Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío”, los fieles irrumpieron en un entusiasta aplauso con vítores a Jesucristo y la Virgen María.

Según anunció el portal de la diócesis DesdeLaFe.mx, la consagración "es una manifestación pública de que esta Iglesia local quiere vivir plenamente, de acuerdo al Evangelio, todas sus opciones pastorales y su servicio a la Ciudad, iluminándola con la luz del amor de Cristo".

El contexto de la diócesis, se aclara, es de "grave situación actual, nacional e internacional, de polarización, enfrentamientos, homicidios y guerras, y dificultades que tiene la institución familiar para la transmisión de la fe a las nuevas generaciones".

La consagración ha sido promovida por un grupo de laicos que ha pedido al cardenal que diera este paso público y espiritual.

Criado en una familia protestante en Kuala Lumpur (Malasia), Lawrence Lew aún se sorprende del desenlace de su vida como dominico y promotor del gran poder del rosario, al que se refiere como "el regalo de María a toda la Iglesia".

El primer contacto que tuvo con el catolicismo fue durante la adolescencia, en Singapur, donde llegó tras mudarse con su familia. Allí estudió con los Hermanos de La Salle en la escuela misionera de mayor antigüedad del país, desvelándose una pasión por la teología, la apologética, la música o el arte sacro nunca verbalizado.

Cuenta a National Catholic Register que, en un principio, su descubrimiento del catolicismo fue "intelectual", ya que "tenía curiosidad por saber en qué creían sus compañeros" católicos. Pero para ser completamente sincero, agrega, "quería mostrarles que estaban equivocados y que el protestantismo era lo correcto".

Décadas más tarde, Lawrence Lew sigue asombrado de la "misericordia y sentido del humor" divinos.

"Cuanto más leía sobre lo que creen los católicos y lo que enseña la Iglesia, más me doy cuenta de que es la continuación de la Iglesia apostólica y que lo que Jesús había enseñado a sus apóstoles ha sido transmitido a través de los siglos por la Iglesia. Una vez que me di cuenta de eso, realmente no tuve otra opción: tenía que convertirme en católico", explica el dominico.

El converso obtuvo su licenciatura en derecho civil inglés de la Universidad de Leeds, comenzó sus estudios teológicos en el Ushaw College de Durham e ingresó en el seminario de Leeds.

"Lo que estaba buscando: todo encajaba"

¿Por qué dominico? Cuenta que esta orden se le reveló "lenta pero providencialmente". Todo empezó en Google, al buscar los nombres de las órdenes religiosas que conocía, hasta que llegó al de los dominicos ingleses.

"Tenía todo lo que estaba buscando en la vida religiosa. Una comunidad, una profunda tradición de hábito, un oficio coral cantado, una hermosa liturgia, la vida en común, la vida apostólica de predicación y enseñanza y, sobre todo, Santo Tomás de Aquino. Todo encajó", subraya.

Tras más de 20 años como dominico y cerca de quince como sacerdote, en 2019 fue nombrado Promotor General de la Orden Dominicana para el Santo Rosario el pasado 2019. A lo largo de estos años, el sacerdote ha cosechado una amplia experiencia que le permite relatar numerosas anécdotas e historias. Como la explicación de por qué a los dominicos se les conoce como Orden de María o las historias de regalos marianos que configuraron la identidad de los consagrados, como las oraciones de María, el escapulario blanco o el origen del mismo Rosario, "el don más precioso que confió a la orden".

"No creía necesitar a María"

Como protestante converso, continúa, "desde un principio dije con bastante orgullo que no creía que necesitase a María. Lo único que pensé que necesitaba era a nuestro Señor y la Santísima Trinidad. Pero nadie puede vivir como cristiano sin conocer a la Madre de Dios, porque Dios ha querido que lleguemos a conocer y amar a Jesús a través de María".

El sacerdote dominico define el rosario recurriendo a San Atanasio y su explicación de que "Dios se hizo hombre para que nosotros llegáramos a ser Dios".

"Eso resume de qué se trata el Rosario. Es una presentación de los misterios de nuestra salvación. No es tanto la cronología de la vida de Cristo lo que estamos viendo, sino la historia teológica de lo que Él ha hecho por nosotros. Cristo se hizo hombre, murió por nuestros pecados y resucitó para que nosotros resucitemos y seamos divinizados con Él". Por eso, cuenta que cuando "predica" el rosario, también lo está haciendo sobre "cómo participar en la vida de Cristo".

El gran poder del rosario

El rosario también tiene un importante poder comunitario. El dominico recuerda que, paralelamente a los "preocupantes" niveles de aislamiento, soledad y angustia de la pandemia, se dio también "una proliferación real de grupos de oración del rosario que rezaban por Zoom y otros medios". "Rezar juntos une a las personas, y creo que ese es el gran poder del rosario. Nos une y nos lleva directamente al corazón de la Iglesia universal, reconocemos que somos una comunión de los santos y que el Rosario es el regalo de María a toda la Iglesia", explica.

Actualmente, el rosario es literalmente su "obligación" y modo de vida. Como Promotor General de la Orden Dominicana, esperan de él que ayude a coordinar el trabajo de todos los promotores locales llevado a cabo en torno al rosario.

Por ejemplo, en Roma, no hace mucho que presentó su directorio para la Cofradía del Rosario, "una de las más antiguas de la Iglesia y la red espiritual más grande de personas conectadas a través de la rezo del Rosario".

Entre sus obligaciones también se encuentra la de "predicar el rosario", lo que hace a través de retiros en parroquias de todo el mundo o a través de libros como Misterios hechos visibles (2021) publicado para "ayudar a meditar mejor, especialmente cuando la mente comienza a divagar, sobre los misterios del Rosario con la ayuda del arte sagrado".

Para el sacerdote dominico, el rosario no solo es la oración que le acompañará toda su vida, sino que también lo ve como "una hermosa guirnalda de flores que ofrecemos a nuestra Madre Santísima como un ramo espiritual de oraciones. Eso es el Rosario. Es ponerse, como María, a disposición de la gracia de Dios para ser obedientes, para decir ‘Sí’ a Dios. Se trata de esforzarse por lograr una nueva creación y lograr la paz en el mundo", agrega.

Artículo publicado originalmente en el portal de noticias mariano Cari Filii

En la última catequesis sobre los vicios y las virtudes, el Papa Francisco ha hablado sobre la humildad. Para explicarla, ha puesto de ejemplo a la Virgen María, que siendo Madre de Dios, nunca quiso ser protagonista.

El Cardenal Raymond Burke, prefecto emérito de la Signatura Apostólica, ha lanzado una invitación a los católicos del mundo para que se unan en una novena de nueve meses a Nuestra Señora de Guadalupe como respuesta a los desafíos de nuestro tiempo.

El Cardenal Raymond Burke, prefecto emérito de la Signatura Apostólica, ha lanzado una invitación a los católicos del mundo para que se unan en una novena de nueve meses a Nuestra Señora de Guadalupe como respuesta a los desafíos de nuestro tiempo.