Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

Por  Pablo J. Ginés

Cari Filii 

El 19 y 20 de junio de 2021, el Instituto Teológico San Ildefonso, en Toledo, acogió el Simposio Id a José, con diversas ponencias sobre la devoción a San José y sus significados en varios campos. La ponencia más mariológica fue la del anfitrión, el director del Instituto San Ildefonso, Francisco María Fernández Giménez, que es doctor en Teología y profesor de Mariología.

Fernández Giménez no sólo es un experto mariólogo, sino un gran conocedor del mundo bizantino: es doctor en Lenguas Clásicas y realizó una tesis sobre San Simeón Neoteólogo.

Javier Navascués

Diana Catalán, enfermera, de Tudela (Navarra). En cuanto a apostolados, trata de promover la celebración de la Misa tradicional y ayuda en las parroquias de Tudela con la música litúrgica.

Daniel Rubio, músico procedente de Valencia. Es organista y director de una schola gregoriana.

Carlos Ronda, sociosanitario de Vizcaya. Pertenece a la adoración nocturna de España en Bilbao.

Los 3 forman parte de la Asociación Nuestra Señora de la Cristiandad - España,fundada este mismo año y dedicada a organizar por primera vez la peregrinación a Covadonga (España), que lleva el mismo nombre: Nuestra Señora de la Cristiandad. En la organización de esta primera edición colaboran más de 20 personas.

Carmelo López-Arias / Cari Filii

Guillaume de Menthière, de 57 años, es sacerdote diocesano de París, donde fue ordenado en 1991. Actualmente es canónigo de la catedral de Notre Dame (donde predica las conferencias cuaresmales), profesor en el histórico Colegio de Bernardinos (escuela catedralicia) y cura de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Passy. 

 

 


POR AMOR A LA MADRE DEL SEÑOR

Él es devoto de la Virgen María y culminó su viaje el 31 de mayo, siempre llevó consigo una pequeña estatuilla de la Virgen y esta fue su manera de agradecerle por su intercesión.