Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

Proyectos patrocinados

El año 2022 ha sido algo agridulce en el santuario de Fátima, tan ligado al mensaje de paz en el mundo y a la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón. Hay alegría porque tras la pandemia han vuelto los peregrinos, casi 5 millones (4,93), que es casi 5 veces más que en 2021, año en que el coronavirus aún mantuvo a mucha gente en sus casas.

El año 2022 ha sido algo agridulce en el santuario de Fátima, tan ligado al mensaje de paz en el mundo y a la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón. Hay alegría porque tras la pandemia han vuelto los peregrinos, casi 5 millones (4,93), que es casi 5 veces más que en 2021, año en que el coronavirus aún mantuvo a mucha gente en sus casas.

El año 2022 ha sido algo agridulce en el santuario de Fátima, tan ligado al mensaje de paz en el mundo y a la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón. Hay alegría porque tras la pandemia han vuelto los peregrinos, casi 5 millones (4,93), que es casi 5 veces más que en 2021, año en que el coronavirus aún mantuvo a mucha gente en sus casas.

Por Domingo Aguilera. Marzo 2023

El pueblo de Israel contemplaba la sabiduría porque vivía de ella. Además de la Torá, los judíos piadosos utilizaban los Salmos, el libro de la Sabiduría y otros libros sapienciales en sus oraciones a Yahvé, y aunque es un pueblo de dura cerviz, no tiene la cultura objetivante de Grecia ni de Roma. Se dirigen a Yahvé con oraciones, como un hijo a su padre, no con mitos y con temor, como los esclavos.